Familias gastan más de medio billón en parques de diversiones

El negocio de los parques de diversiones en Colombia pasa por uno de sus mejores momentos.

A la llegada de nuevas atracciones y millonarias inversiones en este renglón se suma la meta proyectada de crecimiento del 4 por ciento para este año, por encima de lo que se estima será la dinámica de la economía del país.

Es lo que proyecta la Asociación Colombiana de Atracciones y Parques de Diversiones (Acolap), que aglutina en el país a unos 250 de estos centros de entretenimiento familiar y que representan cerca del 60 por ciento del sector, además de operadores y proveedores.

“Creo que tenemos la cadena completa. Es tan importante quien opera como quien crea los parques de diversiones”, señala Ángela Díaz, directora ejecutiva de Acolap.

Solo el año pasado, las ventas de los parques de diversiones agremiados en Acolap superaron los 500.000 millones de pesos, esto sin tener en cuenta los ingresos de los otros negocios que se mueven alrededor de esta industria, como los de comida, eventos, recordatorios y juguetes.

Dicho gasto provino de unos 15 millones de personas que se estima visitan cada año los parques de diversiones y temáticos que hay en toda la geografía nacional, lo que a su vez se constituye en un motor para el turismo y el crecimiento de la economía de las distintas regiones.

Y es que los cálculos de este renglón señalan que, en cada visita a esos sitios de diversión, una familia se puede gastar entre 200.000 y 300.000 pesos, una cifra muy ajustada, según la vocera gremial, si se tiene en cuenta que “un solo brazalete en estos parques cuesta alrededor de 40.000 y 50.000 pesos, y que el gasto depende de la cantidad de miembros de la familia”.

Hay formatos mecánicos, temáticos, acuáticos; centros de entretenimiento como Divercity; bioparques como el Jaime Duque; de ciencia y tecnología, que unen entretenimiento y aprendizaje, como Maloka

  • FACEBOOK
  • TWITTER

En Colombia hay parques para todos los gustos y edades. “Tenemos formatos mecánicos, temáticos, acuáticos; centros de entretenimiento familiar como Divercity; bioparques como el Jaime Duque; de ciencia y tecnología, que combinan entretenimiento y aprendizaje, como Maloka y Xplora”, explica Díaz.

Bioparques como el Ukumarí, Panaca, Consotá y los Termales de Santa Rosa de Cabal, en la región cafetera, evidencian el potencial de estos centros como generadores de turismo, mientras que otros como Mundo Aventura, Piscilago y el Parque del Café sitúan el país en los primeros 10 lugares del escalafón latinoamericano en asistencia de público, al superar el millón de personas al año.

De ahí que los empresarios del sector no escatimen invertir para mejorar la infraestructura y la oferta de servicios. El año pasado, un solo operador realizó una apuesta de 28.000 millones de pesos, lo que demuestra el potencial de esta actividad económica.

FUENTE DE LA NOTICIA: http://www.eltiempo.com/economia/sectores/gasto-de-familias-colombianas-en-parques-de-diversiones-246156