Extranjeros y estratos 1 y 2 se gozan el Parque Arví

Ciudadanos extranjeros y habitantes de los estratos uno y dos del Valle de Aburrá son los mayores visitantes en los 7 años de haber abierto las puertas al público del Parque Arví, que es administrado por la Corporación Parque Arví, la cual el 12 febrero cumplirá 10 años de haber sido fundada.

En 2016 ingresaron al parque 867 mil visitantes nacionales, mientras que en 2015 lo hicieron 853 mil. Los extranjeros fueron 78.200 y en 2015, llegaron 62.800 foráneos.

Beatriz Elena Araque, directora de la Corporación, resaltó que del turismo local que llega a Arví el 80 % corresponde a habitantes de barrios de los estratos uno y dos del Valle de Aburrá que, por el Sisbén y con la Tarjeta Cívica, tienen una tarifa de $750 cada trayecto, en el cable turístico y utilizan el parque para acampar en la zona de chorro Clarín y hacer asados, sancochos y ecofiestas, que incluyen siembra de árboles. Para el resto de estratos la tarifa en el metrocable turístico, es de $5.200 por trayecto.

Lee: Naturaleza y aventura en Arví

Advirtió que Arví tiene, por normas ambientales, una capacidad de carga, ya que además del ingreso por las cabinas del Metro, posee entradas en carro, moto, bicicleta y a pie y es, máximo, de 8.000 personas y de ellas el cable tiene un límite de 4.500.

Anunció que, como cada visitante le vale a la Corporación $8.000, se estudia si es posible una tarifa para el ingreso, que en la actualidad es gratis y solo se cobra por los recorridos, que salen cada media hora, por los seis senderos del parque. Cinco recorridos, incluyendo la visita a la Laguna, tienen un costo de $5.000 y el de las orquídeas, con entrada al domo, $7.000.

Diez años de la corporación
El Parque Arví fue, dijo la directora, una iniciativa del empresario Manuel Santiago Mejía quien, cuando el cable llegó al barrio Santo Domingo, le sugirió al entonces gerente del Metro, Ramiro Márquez, que con un cable turístico atravesaran la montaña para llegar a la reserva de las Empresas Públicas de Medellín de la represa Piedras Blancas, primera generadora de agua potable para la ciudad.“También encontramos un documento elaborado hace más de 50 años por el entonces alcalde de Medellín Ignacio Vélez Escobar, donde dice que Medellín debe tener un parque para proteger el agua”.Entonces las 13 entidades: las alcaldías de Medellín y Guarne; la Gobernación de Antioquia; las corporaciones Corantioquia, Área Metropolitana y Cornare; las universidades de Antioquia, EIA y Eafit, e Interactuar, aportaron recursos para iniciar el proyecto.

Luego Corantioquia hizo el Plan Maestro y en 2010 se abrió el cable y con él, el público empezó su ingreso a esta reserva protectora de la cuenca del río Nare.Sergio Fajardo, quien para esa época fue alcalde de Medellín, recordó que la idea nació como una necesidad de incorporar esa franja verde que hay alrededor del Valle de Aburrá para proteger todo ese cordón de vida y el primer lugar fue el Parque Arví. Se hicieron los estatutos y la Alcaldía y la Gobernación en ese entonces de Aníbal Gaviria, dieron los primeros recursos. Así, el 12 de febrero de 2007 nació la Corporación Parque Arví.

“El reto ahora es continuar ese cordón y Arví es el ejemplo, porque otros sectores ecológicos del Valle de Aburrá deben ser protegidos de esta manera”, concluyó Fajardo.

Para financiarse, porque los gastos al año llegan a los $9.000.000.000, la Corporación cuenta con un portafolio de planes turísticos de naturaleza, consistentes en senderismo con guías; noche Celta, para conocer los mitos y leyendas presentes en los senderos; avistamiento de aves, siembra de árboles con los nombres de quienes los plantan; cursos de especies ornamentales; recorridos por el territorio de silleteros, el museo y la fonda silletera y picnic.

El 90 % del territorio es propiedad de EPM, que se lo entregó en comodato a la Corporación y otra franja a Comfama y Comfenalco que tienen también sus parques. El resto de las 1.761 hectáreas tiene, además, unas 400 propiedades particulares, en su mayoría de campesinos, muchos de ellos hoy empleados en el parque. Con ellos tienen un programa respaldado por EPM de hogares sostenibles que fue copiado del Bandera Azul, de Costa Rica, para la protección de los bosques y las cuencas y quebradas.

Orquídeas

Una novedad de Arví, que impacta a los visitantes, es el recién construido domo de las orquídeas, bromelias y anturios, construido con aportes del gobierno de Finlandia. Diego Hernández, habitante de la vereda Mazo, es el viverista de este atractivo que exhibe 80 especies de orquídeas de las 130 detectadas en Arví. De anturios han identificado 15, entre ellas el negro que está en vía de extinción. Diego, quien hace 7 años, antes de que Arví abriera las puertas, era un extractor del bosque de Santa Elena, indicó que casi toda su familia vivía de la explotación de musgo, tierra de capote, orquídeas y aves, que vendían en la ciudad. Hoy, con la colaboración de la Sociedad Colombiana de Orquideología, trabaja devolviéndole al bosque lo que antes le quitó.

Luis Efrén Vásquez es guía turístico y ornitólogo de Arví. Aseveró que han identificado 81 especies de aves. También es habitante de Santa Elena y fue extractor del bosque, por lo que en Medellín estuvo varias veces tras las rejas por la explotación ilícita de los recursos naturales. “Era un experto en la caza de pavas y perdices coloradas, pero hoy las protejo y me llama la atención el regreso del pájaro cacique candela que, creí, nunca lo iba volver a ver en este lugar porque casi lo exterminamos con la cacería”.

Horacio Dávila es uno de los habitantes de Santa Elena propietario de un puesto de arequipes de la región, ubicado en la plazoleta de la estación del cable, donde hay un mercado artesanal, propiedad de unos 150 habitantes de los terrenos de esta reserva ambiental.

Dijo que fue cazador de conejos, armadillos y guaguas para la alimentación.

“Cuando nos hablaron del parque, nos dio miedo y hoy con mi venta de los dulces que elaboro en mi finquita tengo una verdadera empresa”.

Iniciativas

La ingeniera Paula González, coordinadora ambiental de la Corporación, dijo que como el territorio tiene una gran riqueza arqueológica están organizando el sendero, de un kilómetro, donde hay vestigios de los indios nutabes y tahamíes. “Esto se va a organizar, dijo, y los turistas tendrán la oportunidad de ver los vestigios que han hallado y hacer las veces de arqueólogos en estos sitios con sus palas y brochas y podrán hacer informes de sus hallazgos”.

Otro nuevo recorrido será el del agua, porque este es un territorio bañado por varias quebradas y pequeños caños. Otro sendero será El Universal, para las personas con movilidad reducida e invidentes.

La Corporación, en un convenio con EPM, compró un carro eléctrico para el transporte de visitantes, trabajadores y un aula educativa.

También fue construido un auditorio que ya es arrendado para fiestas, encuentros empresariales y ejercicios de planeación, e incluso, primeras comuniones, que incluyen recorridos por los senderos con los niños invitados, que son orientados por guías especializados en atención de los menores de edad.

Se proyecta para dentro de dos meses, la adquisición, con el fin de arrendarlas, de bicicletas todoterreno y eléctricas. Todo esto con el apoyo de los carabineros de la Policía Nacional que garantizan la seguridad en todos los recorridos.

La turista bogotana Lucrecia Durán opinó que el parque es espectacular y un gran pulmón y sería bueno que en el exterior se conociera más.

“Subir en el cable es bueno, porque uno puede disfrutar del panorama y pensar un poco, es estupendo. Estos parques hay que multiplicarlos en Colombia”, concluyó.

Después de dejar la estación del cable, una valla detiene al turista.

En ella están publicados los resultados del análisis de la composición del territorio de Arví. El estudio geológico hecho por la Universidad Eafit indica que la segunda y cuarta capa están conformadas por cenizas volcánicas arrastradas por el viento más de 150 kilómetros desde el sistema volcánico del Ruiz y del Tolima.

Arví, desde que abrió al público hace siete años, ha recibido 4.700.000 visitantes, de ellos, 259 mil fueron ciudadanos de diferentes países.

EN DEFINITIVA:
El Parque Arví, ubicado en una reserva de EPM en un sitio que le dio vida al acueducto de la ciudad, es hoy un referente de protección ambiental y uno de los sitos más atractivos de Medellín.