COMUNICADO DE ACOLAP PARA LOS CONSEJOS DE ADMINISTRACIÓN DE CENTROS COMERCIALES Y ARRENDADORES DE LOCALES COMERCIALES DE ENTRETENIMIENTO FAMILIAR EN TODO EL PAÍS

Desde la Asociación Colombiana de Atracciones y Parques de Diversiones ACOLAP, gremio que reúne a los parques de diversiones en Colombia, reciban nuestro saludo cordial y nuestros mejores deseos de bienestar en medio de esta difícil situación.

Nuestros afiliados de diversos modelos de operación, tales como Parques de Atracciones, Parques Acuáticos, Bioparques, Centros de Entretenimiento Familiar entre otros, se vieron obligados a cerrar totalmente sus operaciones, como consecuencia de las medidas decretadas por el Gobierno Nacional, en el marco de la emergencia ocasionada por el COVID-19. Al día de hoy completamos cerca de dos meses de cierre y la fecha para una reapertura es aún incierta.

Las consecuencias de estos cierres han sido nefastas para los empresarios de nuestro sector, en su mayoría micro, pequeñas y medianas empresas que ya no pueden hacer frente a los impactos de esta crisis, pues por un lado no hay ingreso de ningún tipo, mientras que todos los costos y gastos relacionados con la actividad se mantienen, tales como nóminas, servicios públicos, mantenimiento de equipos, amparos de seguros sobre los bienes, arrendamientos y expensas, por citar algunos.

Esta situación, se vuelve aún más compleja para los casi 120 Centros de Entretenimiento Familiar (en adelante CEF), que operan en los centros comerciales del país, en donde cerca del 90% lo hace en la modalidad de arriendo y para los cuales cumplir con estos costos particularmente asociados a su objeto social es actualmente imposible.

Estos parques se habían venido convirtiendo en claros dinamizadores de la actividad comercial y social de todo centro comercial y son esenciales en la transformación de los mismos en espacios con una oferta cada vez más marcada de entretenimiento integral para todas las edades.

Ante este complejo panorama y teniendo en cuenta que esta crisis nos afecta a todos por igual, creemos que como gremio no debemos agotar esfuerzos en pro de generar espacios que faciliten llegar a acuerdos entre Centros Comerciales, Arrendatarios y Arrendadores, pues se debe evitar a toda costa el cierre de un parque en un centro comercial, por no llegar a un acuerdo, hecho que desde todo punto de vista no le conviene ni al parque, ni al dueño del local y menos aún al centro comercial y su comunidad.

En tal sentido, ACOLAP, en representación de sus CEF asociados, se permite sugerir las siguientes medidas para prevenir la quiebra masiva de este tipo de parques:

1. La revisión y ajuste de los presupuestos de administración y operación del centro comercial y en consecuencia la disminución sustancial del valor de las expensas comunes (cuotas de administración) durante el tiempo que no se ha permitido desarrollar el objeto social, teniendo en cuenta que por el cierre muchos de los servicios o cargos que debe prestar o asumir la administración del centro comercial o no los ha realizado o se han disminuido significativamente.

2. La disminución realmente sustancial del valor de los alquileres de zonas comunes teniendo en cuenta que por el cierre muchos de los servicios o cargos que debe prestar o asumir la administración del centro comercial o no los ha realizado o se han disminuido significativamente.

3. La disminución del 50% del valor de las expensas comunes y alquileres de zonas comunes por el término de 6 meses contados desde el momento en que se pueda reabrir el CEF. Los parques suelen requerir amplios espacios de cientos de metros cuadrados, muy superiores a la mayoría de unidades privadas de los centros comerciales y sabemos que el entretenimiento será uno de los últimos comercios en poder abrir y su reactivación va a tomar mucho más tiempo, haciendo deficitaria su operación por varios meses.

4. La suspensión de todos los servicios públicos con cargo al local del CEF teniendo en cuenta que no se están utilizando, ni pudiendo explotar comercialmente. En el caso que estos servicios estén incluidos en el valor de las expensas deben descontarse.

5. La renegociación y aplazamiento de los cánones de arrendamiento vencidos desde la fecha de cierre hasta el mes de reactivación efectiva del subsector de CEF, dando un plazo de por lo menos 6 meses después de terminada esta imprevisible e irresistible situación, para poder poner las obligaciones con los arrendadores al día.

6. Teniendo en cuenta las proyecciones de disminución de ingresos por clientes, así como el menor volumen de visitantes al centro comercial, la renegociación del valor del canon de arrendamientos futuros (periodo activación económica) de por lo menos los dos años siguientes, debe darse sobre términos de porcentaje de ventas y no de cánones fijos. Esta última propuesta aplicaría también para las zonas comunes explotadas comercialmente por los CEF.

7. En el caso de los centros comerciales que han otorgado o van a conceder descuentos en las cuotas de administración durante los meses del confinamiento, estos no deben estar condicionados a que el local esté al día en expensas porque es discriminatorio. Los CEF son negocios intensivos en recurso humano y han dado prelación a pagar nóminas y prestaciones con el ánimo de mantener sus puestos de trabajo intactos, aun sin tener ningún tipo de ingreso desde hace casi dos meses. Al haber agotado su caja por la imposibilidad de operar, muchos CEF no han podido pagar expensas y negarles el derecho a estos beneficios sería altamente improcedente.

Con lo anterior, se pretende que las partes no entren en conflicto y que por la vía del arreglo directo se pueda llegar a acuerdos que en las condiciones económicas que esta crisis nos impone, le permitan al arrendatario seguir utilizando el inmueble y al arrendador obtener ingresos y no tener un inmueble que dadas sus características, valor de arriendo y época económica, de ser desocupado puede permanecer un largo tiempo sin arrendar.

Es de anotar que el arrendatario puede y tiene derecho a ejercer lo dispuesto en el Art. 886 del Código de Comercio (teoría de la imprevisión) pues sin lugar a dudas las medidas determinadas por el Gobierno Nacional por la emergencia sanitaria para la prevención, contención y mitigación del Coronavirus están enmarcados en esas circunstancias y lo que queremos prevenir es que los CEF se vean abocados a generar una desocupación masiva de locales de áreas extensas y usos restringidos en los centros comerciales del país.

Atentos a dialogar y en la mejor disposición de acercar posiciones y construir acuerdos equilibrados entre las partes

Angela Maria Díaz P .Directora Ejecutiva


Abrir chat